El marketing de contenidos

El marketing de contenidos

El de contenidos es una variante más del nuevo marketing. Atrás queda la interrupción del público como único mecanismo para llamar su atención, además de los mensajes de carácter unidireccional. Ahora, las nuevas técnicas tienen en cuenta que el target busca participar y no la mera propaganda, la bidireccionalidad es la norma y la publicidad ha cedido su trono en pos del contenido de calidad y útil para los potenciales clientes.


En este contexto, el marketing de contenidos persigue ofrecer información relevante y valiosa para atraer al público objetivo. Como dice Eva Sanagustín y Junta42, se trata de comunicarnos con nuestros clientes sin venderles nada, poniendo en sus manos textos útiles que colman sus necesidades. La relación de confianza, credibilidad y lealtad creada hace el resto y convierte a esos lectores y clientes potenciales en reales.


La información generada por el marketing de contenidos, por tanto, debe poseer las siguientes características:



  • No tiene carácter publicitario o promocional.

  • Es relevante y de interés para el público objetivo.

  • Colma las necesidades o problemas concretos del usuario, cuando éste más lo necesita.

  • Redacción exquisita. Los errores ortográficos o gramaticales dañarían seriamente la imagen de la marca.

  • Se trata de contenidos objetivos. Cuanto menos subjetivos seamos, cuanto menos vendamos nuestros productos o servicios, más credibilidad y prestigio alcanzaremos.


En definitiva, el marketing de contenidos pone el énfasis en el cliente y en su satisfacción. Debemos situarnos bajo su piel y redactar información de calidad, que invite a nuestro target a actuar. La combinación de todos esos elementos siempre da estupendos resultados.


Imagen /  Morguefile


Más consejos para redactar en la web

Más consejos para redactar en la web
Redacción web

En posts anteriores, perfilamos ciertos principios básicos a la hora de escribir en Internet. Algunas de esas premisas eran: escribir claro, sencillo y breve, redactar trabajos originales y relevantes para el público objetivo, titular de manera impactante, emplear las keywords adecuadamente, enlazar a recursos internos o externos etc. Pero quedamos en el tintero algunas cuestiones, que merecen ser recordadas:



  • Los internautas acceden al sitio en el orden que les apetece. Es una cuestión a tener en cuenta, también en la redacción, pues cada una de las páginas debe poseer sentido de forma independiente, comprenderse autónomamente y sin vinculación al resto.

  • La lectura en pantalla es un 25 por ciento más lenta que en papel. Por eso, es preciso ser breves y prescindir de perífrasis, metáforas o circunloquios y dejarlos para la literatura.

  • Utilizar lenguaje publicitario o “marketiniano” sólo cuando sea absolutamente necesario y en los lugares establecidos al efecto. La objetividad prestigia cualquier página y garantiza la credibilidad entre nuestros seguidores.

  • La redacción informal atrae bastante. Mejor, entonces, usar un lenguaje cercano, comprensible y “campechano”.

  • Nunca debe escribirse en cursiva o en mayúsculas todo el texto, pues dificulta la lectura.

  • El scroll es contraproducente, mejor escribir artículos o posts cortos o trocearlos, para evitar textos “tochos” interminables.


Seguro que en el fondo del tintero se quedan otros muchos consejos, cuando los recopilemos serán objeto de un nuevo post.


Fuente / Arsys

Imagen / Morguefile


Este sitio emplea cookies. Si continúa navegando, entendemos que acepta el uso de las mismas.   Más información sobre cookies