Redactor web vs redactor «a secas»

Redactor web vs redactor «a secas»

Que el redactor web realiza un trabajo distinto al redactor tradicional parece, a estas alturas de la película, algo incuestionable. Es evidente que ambos perseguimos comunicar, pero las funciones del primero «trascienden los ámbitos de la redacción pura y dura», tal y como afirma el profesor de la Universidad del País Vasco, Koldo Meso Ayerdi. Sin embargo, aún existen organizaciones que no adaptan sus textos físicos a las particularidades de la web.


El redactor web debería participar en la creación y estructuración del sitio, junto con los programadores, diseñadores y creativos. Por otra parte, las reglas de Internet son únicas y ofrecen infinidad de posibilidades y alguna que otra restricción. El hipertexto y la ruptura de la lectura lineal determinan la labor diaria de los profesionales que escribimos en la Red.


Los redactores web debemos someternos a los dictados de la sencillez, la claridad y la brevedad de los textos. Éstos están intrínsecamente relacionados con el resto de contenidos de la web 2.0 (imágenes, vídeos…). En la redacción en Internet, los receptores de los mensajes son, al mismo tiempo, emisores. Esa suerte de bilateralidad está logrando transformar la manera en la que nos expresamos y escribimos en el ámbito on line.


Los lectores buscan soluciones a una duda, una curiosidad o un problema que les preocupa en un momento determinado y nuestros contenidos han de resolver inmediatamente esos anhelos. Por ello, los redactores web debemos poseer conocimientos SEO y ofrecer trabajos originales, relevantes y útiles para el público objetivo en cuestión.


En definitiva, el redactor web, a diferencia del redactor de medios físicos, ha de trabajar con keywords, emplear un número correcto de ellas y situarlas adecuadamente. Debemos elaborar textos de calidad, originales, útiles para los lectores y coordinados con el resto de contenidos multimedia. Todo ello, sin alejarnos de la concisión y haciendo fácil la lectura en pantalla. Tareas y funciones sustancialmente diferentes a las desempeñadas por los redactores tradicionales.


Fuente / Eusko news

Imagen / Photorack


Redacción web orientada a SEO

Redacción web orientada a SEO


La redacción web profesional es sinónimo de redacción SEO. Escribir en Internet requiere conocer ciertos principios básicos de posicionamiento natural, que ayudan a optimizar la presencia de los contenidos de texto y a mejorar la posición de nuestro sitio en el ranking de las plataformas de búsqueda.


En el posicionamiento SEO influyen factores internos y externos. Entre los primeros se encuentra el contenido. Éste también es el rey en este campo, un elemento fundamental para obtener buenos resultados en las consultas de los buscadores.


Regla de oro de la redacción web SEO: El contenido debe ser útil, de calidad y original. El mismísimo Google lo deja muy claro en el apartado Herramientas para Webmasters: “La mejor forma de lograr que otros sitios incluyan enlaces relevantes al suyo, consiste en crear sitios únicos e importantes que ganen popularidad rápidamente”. El comienzo idóneo es, por tanto, elaborar textos valiosos para nuestros potenciales clientes. Pero existen otros elementos a tener en cuenta:



  • Facilidad de lectura. La redacción web orientada a SEO debe ser clara, concisa y visual. Es de vital importancia escribir párrafos cortos, someterse a la regla “una idea un párrafo”, acompañar elementos multimedia y emplear un tamaño de fuente adecuado para leer en pantalla.

  • Título atractivo. El título debe llamar la atención e invitar al lector a profundizar en el tema.

  • Actualización. Google y el resto de buscadores privilegian los contenidos recientes sobre los más antiguos. Por ello, es necesario actualizar periódicamente nuestro sitio con información de calidad y relevante.

  • Palabras clave. Las keywords han de estar muy presentes, sobre todo en título y primer párrafo. Tampoco hay que abusar con la densidad, no se trata de engañar a los buscadores, ya que estas argucias pueden salirnos caras.

  • Enlaces entrantes. Para favorecer que otras webs o blogs nos enlacen, podemos solicitar una licencia copy-left, para favorecer la difusión de los contenidos y la inclusión de links que apunten a nuestro blog o web.

  • Sobre los links. Google y el resto de buscadores no valoran por igual todos los enlaces entrantes. Las plataformas priman la calidad a la cantidad y favorecen los llegados de los sitios con mayor trayectoria, tráfico y de temática afín a la nuestra. Logramos mayor Pagerank si quienes nos enlazan también poseen un índice elevado y son populares. En cuanto a los enlaces salientes que incorporamos, el anchor text ha de ser coherente con las keywords y con el título de la web hacia la que apuntamos.


Son algunas premisas a tener en cuenta cuando redactamos para la web y deseamos obtener buenos resultados en los ranking. Ya no se trata de escribir para los buscadores, debemos hacerlo para nuestros lectores y clientes, aunque orientando y optimizando el texto hacia SEO. Combinar correctamente ambas acciones asegura el éxito a cualquier redactor web.


Fuente / Google

Imagen / Wikimedia Commons-Vishraval


Este sitio emplea cookies. Si continúa navegando, entendemos que acepta el uso de las mismas.   Más información sobre cookies